Todas las grietas la grieta: Fanny y el Almirante

Todas las grietas la grieta: Fanny y el Almirante

Todas las grietas la grieta: Fanny y el Almirante

Fijate de qué lado de la mecha te encontrás
con tanto humo el bello fiero fuego no se ve

“Queso Ruso” – Patricio Rey y sus redonditos de ricota

 

Hace un par de años, en los medios argentinos comenzaron a circular dos palabras que así, juntas, quedarían instaladas hasta el día de hoy: “la grieta”. Esa famosa grieta que parece en algunos momentos o para algunos operadores mediáticos, patrimonio exclusivo de las discusiones en torno al kirchnerismo –y al anti-kirchnerismo, por obviedad dialéctica-  es la que atraviesa por completo  “Fanny y el almirante” de Luis Longhi. La obra está ambientada en la segunda mitad de la década de 1950, luego del golpe de estado en 1955 a Juan Domingo Perón y la proscripción del peronismo, también llamado por los golpistas “Revolución libertadora”. Puede pensarse como anacrónico el hablar de esa grieta como matriz en este caso. Lejos de ser un anacronismo, explora más bien sus orígenes, cuando aún no tenía un nombre defiMariaLuciaSantagata_FannyYElAlmirante_01nido y consagrado que la bautizara.

“Fanny y el almirante” cuenta  con solo cuatro personajes. Como su nombre lo indica, tendremos a Fanny Navarro –interpretada por Rosario Albornoz- actriz argentina famosa durante finales de la década de 1940 e inicios de 1950, mujer peronista entregada a la causa, amiga de Eva Perón, pareja de Juan Duarte.  Fue justamente su militancia política la que, post 1955, la condenó al olvido y a la pobreza, a pesar de posteriores papeles secundarios algunos años más tarde. Por otro lado estará el Almirante Rojas –Isaac Francisco Rojas, representado por Luis Longhi- quien ocupó el puesto de vicepresidente de facto en el golpe del ’55. Ambos personajes tendrán sus aliados. Por parte de Fanny será su madre (Karina Antonelli), por parte del Almirante será su lacayo de la armada (Lalo Moro).

La historia, que culminará con un encuentro forzado entre Fanny y el Almirante, recorre en su primera parte las vidas privadas de ambos. Fanny vive con su madre en la pobreza, sin gas y sin dinero, esperando que el teléfono le traiga alguna oferta laboral, añorando los años peronistas. Serán así sus únicos tesoros un anillo que le diera Evita y una muñeca de la fundación Eva Perón. Mientras que su madre teme por las posibles represalias por la militancia de su hija –y su adhesión propia al peronismo- Fanny sufre la falta de trabajo a partir de la proscripción pero insistiendo sin vergüenza en su afiliación política, siempre con una posición desafiante al nuevo régimen. Por su parte el Almirante oscila entre la megalomanía y la euforia artística, con marcado rasgo antiperonista en cada momento. Así, en sus palabras, Evita será “la muñequita” y Perón un tabú cuyo nombre ameritará gritos, como si el solo mencionarlos quemara la piel (o devolviera la democracia). Su lacayo será un marinero servil, danzante y dispuesto a todo para complacer a su superior.

Las características tan antagónicas de Fanny y el Almirante Rojas se delimitarán aún más a pMariaLuciaSantagata_FannyYElAlmirante_02artir del forzado encuentro entre ambos, pues será Rojas quien mandará a traer a la fuerza a Fanny.

Las preferencias musicales de cada uno, factor no menor en la obra, también serán antagónicas. Ella, amante del tango. Él de la música clásica. Incluso allí reside el posicionamiento político de los personajes. El tango para Rojas será el patrimonio del pueblo y por lo tanto, no-arte, literalmente digno de ser pisado. Para Fanny, será la nostalgia de sus años felices.

De este modo, la danza, la música, el teatro dentro del teatro, las distintas expresiones artísticas serán recursos explotados a lo largo de la obra para evidenciar como los posicionamientos estéticos son también ideológicos. Así, la política, lejos de ser una esfera cerrada que -para muchos- aterra a otras esferas con la “politización” como enfermedad letal, es una matriz presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana.  La desideologización resulta entonces una expectativa de los sectores dominantes como forma de ejercer el poder.

“Fanny y el Almirante” puede engañarnos: con sus vestuarios de época y sus tangos en disco de pasta, creeríamos que intenta retratar mediante el grotesco ciclos e instancias del pasado que allí quedaron. Sería quizás inocente leerla así. Porque más que nunca, una obra como esta dialoga con el presente, con este presente.

 

 

Ficha Técnica

Autor: Luis Longhi
Actúan: Rosario Albornoz, Karina Antonelli, Luis Longhi, Lalo Moro.
Escenografía: Andrea Mercado
Realización de escenografia: Miguel Santana
Iluminación: Sebastián Irigo
Vestuario: Ana Nieves Ventura
Maquillaje: Ana Nieves Ventura
Fotografía: Agustina Luzniak
Diseño gráfico: Juan Francisco Reato
Asistencia De Escenas: Valentín Larroy
Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin
Coreografía: Laura Figueiras
Asistencia de dirección: Roberto Gonzalez Segur
Dirección: Tatiana Santana

Espacio Teatral

TEATRO LA MÁSCARA

Dirección

Piedras 736 - CABA