“La scala di seta”: Ópera para todos y todas.

“La scala di seta”:  Ópera para todos y todas.

“La scala di seta”: Ópera para todos y todas.

Buenos Aires Lírica trae esta temporada a las calles porteñas La scala di seta, de Rossini. Se trata de una ópera de cámara, comedia de enredos de poca duración, en un solo acto. Estos factores –la brevedad, el humor-  hacen que esta ópera sea incluso apta para el público menos asiduo –o más reacio- a este tipo de espectáculos.

Esta puesta en escena resulta particular por la ausencia de foso para los músicos, que no sólo se encuentran sobre el escenario sino que también interactúan con los actores. Así, el flautista, por ejemplo, pasa de ser miembro de la orquesta a personaje central de la obra como Blansac, pretendiente de Giulia.MariaLSantagata_ScalaDiSeta_01

Los acontecimientos parecen transcurrir en la década de 1920: vestimentas que remiten al charleston y músicos de jazz están presentes.  La elección temporal también resulta llamativa y agrega frescura a la propuesta. Todos los hechos de la obra suceden en un camarín y sus aledaños como espacio único.  En torno a este espacio los personajes entran y salen de escena haciendo uso muchas veces de aberturas –ventanas, puertas- replicando la dinámica usual de un ambiente real.

Dentro de la originalidad de esta puesta en escena, es relevante traer a colación la elección del Teatro Picadero. No se trata de un espacio dedicado usualmente a la lírica y al principio de la obra puede notarse cómo la acústica puede sufrir complicaciones, sobre todo cuando se superponen voces y orquesta.  Sin embargo, con el transcurrir de la obra estos contratiempos desaparecen.

Esta versión de La scala di seta resulMariaLSantagata_ScalaDiSeta_01ta un buen acercamiento para primerizos en la ópera.  Típica operetta italiana, divertida y de interesante factor visual, acerca esta forma de arte a todos los que quieran disfrutarla, incluso a los más prejuiciosos.

Ficha Técnica

Elenco: Constanza Díaz Falú (Giulia), Sebastián Russo (Dorvil), Luis Loaiza Isler (Germano), Guadalupe Maiorino (Lucilla), Sergio Carlevaris (Blansac) y Patricio Olivera (Dormont).
Diseño de escenografía: Rodrigo González Garrillo
Diseño de Vestuario: Julieta Harca
Diseño de Iluminación: Ricardo Sica
Puesta en escena: Cecilia Elías
Dirección musical: Carlos David Jaimes, director asistente de la Orquesta Académica de Buenos Aires.
Prensa: Octavia Comunicación

Espacio Teatral

Teatro Picadero

Dirección

Pasaje Santos Discépolo 1857. CABA