Mi Abuelo es un peligro (DIRTY GRANDPA, 2016)

Mi Abuelo es un peligro (DIRTY GRANDPA, 2016)

Mi Abuelo es un peligro (DIRTY GRANDPA, 2016)

EL PROBLEMA DE LA MISOGINIA EN LA TERCERA EDAD.

La industria cinematográfica hollywoodense tiene un subgénero completo especialmente dedicado a ese tipo de comedias cuyo núcleo son el sexo, la escatología, las drogas blandas y demás referencias a uno de los estratos más bajos de la comedia adolescente, aquella que en contadas ocasiones entrega un producto interesante, como puede ser el caso de El Último Americano Virgen (1982), La Venganza de los Nerds (1984) o Superbad (2007) entre las más destacables. En el resto de los casos solemos encontrarnos con productos donde el nivel es tan bajo y soez como el MPAA (Motion Picture Asociation of America) lo permita al momento de calificarla. Desgraciadamente Mi Abuelo es un Peligro (Dirty Grandpa, 2016) cae más de la cuenta en este último grupo y ni el mismísimo Robert De Niro puede hacer algo al respecto.

Todo inicia con Dick Kelly (De Niro) en el velorio de quien fuera su esposa durante más de 40 años. A pesar de la lúgubre situación, el reciente viudo insiste en viajar inmediatamente a su casa de playa en Florida, una tradición que mantenía de toda la vida con su difunta pareja. El problema es que Dick no puede manejar debido a que no su licencia no fue renovada por sus cataratas y su edad avanzada. Ahí es donde entra en juego su nieto Jason, con quien de pequeño tenía una buena relación -como nos muestra la secuencia de títulos inicial con fotos familiares- pero el cual se ha convertido en un yuppie millenial con preocupaciones más mundanas como el dinero, la carrera profesional y su asfixiante prometida Meredith. Ante la falta de alternativas, Dick y Jake se vuelven compañeros dentro de lo que inicialmente se percibe como una road movie arquetípica con dos personalidades opuestas obligadas a co-existir en una misma trama.

Pero la sorpresa llega cuando Jake se da cuenta que ha sido un simple chivo expiatorio, ya que el abuelo no quiere simplemente irse a su casa de la playa a reflexionar y estar sólo con sus pensamientos: quiere irse de fiesta, consumir drogas y tener sexo con jovencitas que apenas tienen mayoría de edad para votar y comprar alcohol o armas de fuego, lo que sea que requieran primero en el gran país del norte. Una vez develado el plan maestro del viejo Dick (o el viejo pene, según la forma vulgar de referirse al órgano reproductor masculino en la lengua inglesa) nos adentramos en un paseo lisérgico por lo más bajo de la misoginia cinematográfica y comercial donde todas las sutilezas del género cómico quedan inexorablemente de lado.

Por si todo lo que sucede no fuese lo suficientemente estresante para su nieto, el conflicto central de la trama determina que en menos de una semana Jake tiene planeado casarse y volverse socio de la firma de abogados de su padre. Incluso para la lógica interna del propio film esta aglomeración de acontecimientos se percibe forzada. Es así como escena tras escena y secuencia tras secuencia presenciamos a uno de los actores más icónicos bordear un nivel de ridiculez que ni siquiera su estatus logra disimular.

Incluso el propio Zac Efron parece bidimensional en el papel del nieto conservador. Si se encuentra a años luz de De Niro, algunas de sus últimas películas como Buenos Vecinos (Bad Neighbours, 2014) y Música, Amigos y Fiesta (We Are Your Friends, 2015) le permitían mostrar matices interesantes. Esta película es en cierto punto un retroceso, asumiendo el rol de eye candy para el sector femenino, con un guión que busca las maneras más inverosímiles de evidenciar su físico trabajado

Es llamativo cómo un guión que estaba en la blacklist de los más solicitados por la industria tenga tan poco para ofrecer y cuyo máximo ideal de “humor” consista en hacer rapear al personaje de Robert De Niro en un bar de karaoke, como si estuviésemos en los 80’ y todavía resultase anárquicamente gracioso ver a una persona de la tercera edad intentar adentrarse en el territorio cultural de la juventud. Sin duda de las más flojas del mítico actor en su actual etapa de comedias livianas.

 

 Título original: Dirty Grandpa/Año: 2016/País: USA/ Dirección: Dan Mazer./ Reparto: Robert De Niro, Zac Efron, Zoey Dutch, Aubrey Plaza, Julianne Hough. /Producción: John Barret, Bill Block, Barry Josephson, Michael Simkin /Dirección de fotografía: Eirc Alan Edwards. /Dirección de Arte: Jeremy Woolsey /Edición: Anne McCabe /Música: Michael Andrews / Distribuidora: Diamond Films /Duración: 1h 42min/Estreno en Argentina: 11-02-2016