TACO TECO – El detrás de escena de un show de tango

TACO TECO – El detrás de escena de un show de tango

Porteño y bailarín, me hiciste tango, como soy 

Porteño y Bailarín
DI SARLI-MACRÓ
1945 

El detrás de escena de una compañia de tango. Taco Teco es la nueva propuesta de Tempotango, bajo la dirección de Ignacio Gonzalez Cano. 


En el ámbito artístico, muy pocas veces se ve el detrás de escena. Tal vez no sepamos todo el esfuerzo, trabajo y constancia que debe tener el artista con su trabajo. Sin embargo, cuando vemos una obra, disfrutamos de el producto de todo eso.

El artista atraviesa por procesos de encuentros y desencuentros en la construcción colectiva de la obra artística. Taco Teco es una obra que muestra estos procesos. En el excelente ambiente de Hasta Trilce Teatro, los espectadores esperan, como los bailarines, salir a escena. Estiramientos, cruces, spray, ajustes, batas, demostraciones varias.Y aplaudimos, como ellos, cuando se da sala.

Las ironías de la idea de “lo tanguero-nacional” recorren la obra. El inicio de un espectáculo que empieza por el final, nos hace reír y aplaudir al inicio. El típico show tanguero, en escena, llevado al extremo.

La iluminación, los efectos especiales y la música generan consonancias con esta idea de un show que se compra desde lo visual. Pero…¿Cuál es el interior?

Con voz en off, se introduce al grupo Quasimodo, que nos deleita con música en escena a través de los cuadros que componen el espectáculo, el real. El del interior de estos creadores. Historias que atraviesan cualquier compañía, cualquier ballet. El amor, el desprecio, la competencia, las ambiciones, la ambigüedad de la sexualidad de los bailarines que se expresan de forma corporal. El desafío de hablar, más allá de la simple exposición de los cuerpos a las que nos habitúan muchos espectáculos “for export” tanguero.

Mujeres que son mujeres y hombres que son mujeres. El coqueteo con lo transexual, con las elecciones y orientaciones sexuales está en escena. Tal vez llevado al extremo, pero siempre con esa sintonía de lo trágico del tango. Con esa sensación desgarradora que genera un abrazo que nos une y a la vez nos da consciencia de lo lejos que estamos, uno del otro. 

Escenas de esta violencia, también de genero, a través de palabras, de hechos, combinados con un tango estilizado, con secuencias de contemporáneo que en la reiteración, develan el arduo trabajo del cuerpo de baile. Las influencias del trabajo con Stekelman, son innegables, en la combinación de la obra y el interior de un ensayo o una clase.

La intimidad de la compañía, de la que ama y es rechazada. De la que da consejos (o envidia?) a las demás. Del matecito que unifica, cual luz en el camino, entre ensayo y ensayo, entre show y exhibición.

Taco Teco va más allá y revela también los condicionamientos corporales en torno a la belleza de la mujer. Un cuerpo que se deforma y no conforma. Cirugías “reparadoras” de lo no aceptable. La transformación para ingresar al ideario del cuerpo femenino sensual, para ser una “morocha del tango”. Un cuerpo-masa-ballet que cambian esas concepciones.

Y la entrevista. El antes del ser parte de. El casting. La selección. La aceptación. El punto clave en la vida del bailarín. Tenerlo todo. Y no tener nada. 

¿Acaso no nos formamos para ser parte? ¿Acaso no nos entrenamos para bailar?


Arrastradas por el fango, las bailarinas.

Arrastrados por el fango, los bailarines.

 

La eterna pugna por ponerse los zapatos.

El juego de intercalar el espectáculo clásico con un baile de dos hombres con tacos, remitiendo a los inicios de la danza, en cafetines y milongas, que tal vez hoy van encontrando su espacio en la Marshall o espacios alternativos, pero pocas veces en espectáculos, con la idea del amor entre hombres. Jugar también con la formación de los bailarines y sus destrezas en el baile folclórico, particularmente de la performance de Nicolás Minoliti  con su trabajo con las boleadoras. La idea de lo “gaucho” también se rescata en el espectáculo.

Cabe destacar también la actuación de Pamela Conaleri quien articula las escenas con destreza, en un personaje ecléctico.

 

Es innegable el manejo de los ritmos en la escena, a través de situaciones diversas, combinados con los lenguajes de la danza y la música.

  El guión genera aperturas a miradas sobre el tango, a las que Tempotango ya nos tiene habituados.

Taco Teco abre el juego, saliendo de los lugares comunes de los espectáculos de tango. Una propuesta necesaria, disfrutable, que ayuda a cuestionar un poco más que significa poner en escena el Tango.

“Buenos Aires tangueando te quiero./Mi canción no es rencor ni es reproche/ es un grito de rebelión.”

Tangueando te quiero MARCÓ- Di SARLI

 

 

Ficha técnico artística

Idea: Ignacio Gonzalez Cano

Bailarines:Ariel Almirón, Martin Almirón, Emilia Andrada, Johana Aranda, Germán Ballejo, Pamela Colaneri, Giovanna Di Vincenzo, Juan Manuel Firmani, Benjamín Galián, Malvina Gili, Romina Miguel, Nicolás Minoliti, Sebastián Sánchez, Florencia Segura, Micaela Spina

Músicos: Quasimodo Trío, Cristian Basto, adrian mastrocola, Daniel Ruggiero

Músicos invitados: Adrian Ruggiero

Vestuario: Nélida Bellomo

Escenografía:Noelia Gonzalez Svoboda

Diseño de luces:Sergio Iriarte

Fotografía:Diego Restivo

Asistencia de dirección:Juan Manuel Firmani

Producción general:Diego Restivo

Coreografía:Soledad Fernández, Ignacio Gonzalez Cano

Dirección musical:Daniel Ruggiero

Dirección general:Ignacio Gonzalez Cano

Trailer TacoTeco. Compañia TempoTangoTrailer TacoTeco. Compañia TempoTango

Duración: 75 minutos

TEATRO HASTA TRILCE

Maza 177 

Capital Federal – Buenos Aires – Argentina

Reservas: 48621758

Web: http://www.hastatrilce.com.ar

Entrada: $ 60,00 – Domingos – 00:30 hs – Hasta el 30/08/2013