AQUALACTICA: Música al son de las cuerdas

AQUALACTICA: Música al son de las cuerdas

Tranquilidad, calidez, armonía, paz. Palabras que ayudan a expresar lo que transmiten las melodías de Aqualactica, un cuarteto de cuerdas integrado por Gato Urbanski y tres de sus hijos: Risco, Jaspe y Nagual (los tres primeros tocan violín y el último, cello). No es de asombrar que sus canciones despierten estados de serenidad y de sosiego ya que muchas de ellas fueron compuestas por Gato para acunar a sus niños.

Aqualactica Música

Aqualactica Música

Ahora, alrededor de veinte años después, estos niños que ya no son niños sino jóvenes reinterpretan junto a su papá los temas de su infancia. Sin embargo, la familia Urbanski vio nacer su vocación musical bastante tiempo antes: es que uno de los abuelos del Gato ejecutaba diversos instrumentos como la flauta, el oboe y el corno inglés mientras que su padre era violinista y su madre, arpista. Con tales antecedentes, era esperable que Gato tuviera interés por el universo de la música a temprana edad. Eligió el violín y, tras años de aprendizaje, llegó a integrar de 1981 a 1983 la Camerata Bariloche. Además, se dedicó a la luthería, oficio que lo llevó a fundar su propia marca, Urbanstrings, bajo la cual diseña instrumentos electroacústicos que se caracterizan por ser cómodos, resistentes e hiperdinámicos. Por otra parte, al igual que sus padres, Gato compartió su pasión por la música con sus cuatro chicos quienes también acabaron tomando aquel sendero de pentagramas y notas.

Los años pasaron y una tarde –o quizá, haya sido una noche– del año 2005 padre e hijos se calzaron los instrumentos y probaron de tocar una de las canciones creadas cuando estos últimos eran pequeños, El lado invisible. “De pronto sonaba y quedamos con un entusiasmo notable. Así comenzó a sonar un tema tras otro”, recuerda Gato acerca de cómo se formó Aqualactica. Al repertorio original, compuesto durante la niñez de Risco, Mizar, Jaspe y Nagual, se fueron sumando otras canciones, fruto tanto de la improvisación y del juego –pilares claves en el proceso de creación de la banda– como de la influencia de distintas músicas (hindú, celta, gitana, folklore, tango, clásica) y artistas (como Johann Sebastian Bach, Arvo Pärt, Pat Metheny, Peter Gabriel, Astor Piazzolla, Luis Alberto Spinetta y el conjunto Pink Floyd).
Entonces, poco a poco llegaron los shows callejeros frente al Cementerio de la Recoleta –los cuales continúan hasta el día de hoy y se han convertido en un clásico del barrio–, los conciertos en teatros –como el IFT y el Viejo Mercado–, los discos –tienen editados dos hasta el momento, El último sueño del guardián de los cañones del sol y El mar del tiempo–, las giras –por el Partido de la Costa, las sierras cordobesas, el sur argentino, Santiago de Chile, Palmira, Colombia, entre otros lugares–, las participaciones en films (Gigantes de Valdés, Le cochon de gaza), en obras teatrales (Camino, Pulso aéreo) y en festivales (Noche de los Museos, Festival de Jazz).
Aqualactica sigue, transita, crece. Por estos días se encuentra en pleno proceso de cierre de su tercer álbum y con un cuarto ya delineado y listo para abordar. Además, la familia de músicos se va a estar presentando hoy a las 20:30 h en el Teatro Picadero (Enrique Santos Discépolo 1857) con un show al que Gato describe, generando misterio, como “el comienzo de una nueva etapa para el grupo, con novedades y sorpresas”. No hay duda de que de cualquier manera será una gran oportunidad para acomodarse en la butaca y dejarse envolver por la sonoridad de aquellas cuerdas que, como por arte de magia, conducen a un estado de ensoñación, de bienestar, de un profundo sentir.
Más info en http://www.aqualactica.com/