Reclamo de lo Terrenal. Mauricio Kartun

Reclamo de lo Terrenal. Mauricio Kartun

Reclamo de lo Terrenal. Mauricio Kartun

La propuesta de Terrenal, un misterio ácrata nos sumerge en el universo Kartun, quien como siempre logra magistralmente enlazar causas, temas y mitos en el mundo teatral, con actores bien formados, guiones ejemplares y un cuidado detalle escenográfico y lumínico, todo eso mientras una música nos envuelve.
Terrenal recupera el mito bíblico de Caín y Abel, y lo hace en tono gauchesco, lírico y argento. El Tata Dios decide retornar a su campo para ver los frutos y ofrendas de sus herederos. Así inicia una reflexión compleja que atraviesa ejes y problemáticas mortales que no terminan de acabar. A nivel global, a nivel argentino, a nivel humano.


Es imposible, los críticos nos quedamos cortos en poder transmitir la riqueza de Terrenal. Quedamos en fragmentos que sólo pueden acercar al lector una pequeña mirada, un vistazo apenas de la humanidad y su miseria. Del mundo y sus pobladores: el potencial de la creación que tenemos y desaprovechamos.
Sólo el espectador consciente y consistente podrá entender cuánto desee volver, una y otra vez, al Teatro del Pueblo a regocijarse y reflexionar sobre esta obra que nos impacta.

PACTOS VOLUNTARIOS

El telón deshilachado de este universo perdido en el fin del mundo. Campo terrenal lleno de fango, inicia con una previa donde Abel y Caín alternativamente aparecen y desaparecen en la construcción escenográfica con puntos de fuga armonizados en el negro blanco gris: el paraíso desgastado.
Se oye el viento sur, el trabajo corporal que acompaña el sentir del actor, del personaje, en el pecho y que retumba en la tierra prometida. Sentir, sentir… ¿Hace cuánto no nos detenemos a escuchar el propio cuerpo y el mundo?
Palabras no dichas se oyen en el aire, claro homenaje a los actores del cine mudo, que también se ve reflejado en las elecciones de vestuario.
El dilema: trabajar la tierra o vivir en ella, quiénes nacen y mueren en unos días. ¿Vale la pena tal esfuerzo? Pactar para vivir y convivir en esta usurpación conjunta.
Tata Dios nos deja esa libertad-castigo: un Tata Gaucho, reminiscencias de payador, circo criollo. Claudio Rissi nos deslumbra generando emociones, empatías y nos hace reflexionar sobre la filosofía del mundo.
¿En qué ente abstracto depositamos esperanzas como si hubiera un razonar para esta suerte de existencia? Pareciera que simplemente fuéramos propietarios de una pequeña parcela por prescripción adquisitiva o por tozuda insistencia.

ELECCIONES DE DERECHA

Uno de los puntos fuertes que surge inevitablemente es la hermandad de quienes conviven en el mismo suelo. Las elecciones de dónde y cómo habitar. Los pactos voluntarios y las elecciones.
Que muchos indiquen que la historia comienza con ellos, que la vida, que la política inicia con su entendimiento y llegada, lejos está de construir el porvenir.
¿En qué se basa la elección de la tierra? Somos unos ocupas, usurpadores de un paraíso que ya no merecemos.
Fulminados, exterminados, una escena cruel que pone Terrenal para nosotros: el genocidio intenso que deja bajo la tierra a los nuestros. Los miles. Los 30 mil.
¿Dónde está tu hermano Caín? ¿Dónde están tus muertos políticos, Argentina?
Claudio Martínez Bel encarna el Caín traicionero, genocida, fratricida e, inevitablemente, imbécil que pretende matar en base a la avaricia de aquel que lo hermana. Infumigable de la memoria el exterminio que lleva a cabo de las pequeñas vidas. In crescendo su perfección actoral.
Nuestro Abel, nuestro Mártir, maquillado cual héroe del cine mudo. Un Keaton que reclama su estadía apacible en este mundo. Abel expone el altruismo puro de la convivencia sagrada. Corporalmente elaborado, Claudio Da Passano le otorga múltiples aristas de comunicación, haciendo un despliegue impecable de técnica y experiencia.

terrenal02

DELIMITAR LO PROPIO

UNO ES EL SOL, UNO ES EL MUNDO / SOLA Y ÚNICA ES LA LUNA / ANSÍ HAN DE SABER QUE DIOS// NO CRIÓCANTIDÁ NINGUNA / EL SER DE TODOS LOS SERES / SÓLO FORMÓ LA UNIDÁ //LO DEMÁS LO HA CRIADO EL HOMBRE / DESPUÉS QUE APRENDIÓ A CONTAR.

MARTÍN FIERRO

Caín nos muestra la soberbia, las bajezas encarnadas de los ignorantes y los oligarcas. Tal vez un poco arquetípico, tal vez remanencias del personaje bíblico, Caín logra transmitir la idiotez que caracteriza a quienes eligen la derecha, el capital y la pugna inconsistente con el igual, con aquel que nos completa y complementa. Básicamente es el que se queja.
Los espectadores se estremecen al ver en escena el drama fundamental. Los caínes que encarnan la posesión y la obsesión por el poder, no podrán comprender jamás la magnitud de su desdicha ni de su castigo. Precisan de un cotillón, una parafernalia para sentirse castigados. La masacre de lo que no podrá mejorar jamás, de lo irrecuperable.
Por suerte las ideas sobreviven, aún cuando la propiedad privada, el usufructo y la plusvalía arrastren a los hermanos al crimen.

APOTEOSIS DEL MORRÓN
En esta varieté de relleno, “Varieté Mundi”, en esta representación en escena, en nuestra vida con o sin argumento se genera la variedad. Los tres Claudios conforman esa trinidad imponente de un Dios ausente que se niega a develar de buenas a primeras la trama y objetivo de nuestros recorridos terrenales.
¿Qué argumento nos diste Tata Dios? Sólo la música, para que oigas, Caín, la música es poesía, no precisa palabras.

Y ANSÍ ME GUSTA UN CANTOR / QUE NO SE TURBA MI YERRA / Y SI EN TU SABER SE ENCIERRA // EL DE LOS SABIOS PROJUNDOS / DECIME CUAL EN EL MUNDO / ES EL CANTO DE LA TIERRA

MARTÍN FIERRO

Reclamamos. Reclamamos con nuestros derechos, porque podemos indicar las penas aún, con la fuerza de nuestra palabra.
Así se combina teatralmente el juego de los opuestos y las semejanzas, dispuesto cual ajedrez, blanco y negro, para que el espectador analice. El bien y el mal, el capitalismo y el socialismo, la izquierda y la derecha, el yin y el yang, la codicia y el desprendimiento. El juego de las semejanzas: religión, política, vínculos familiares.
Kartun teje cuidadosamente todos los aspectos de la trama, artesanalmente la ideología, el capitalismo, las preguntas existenciales, el vivir cotidiano, la risa, el llanto, la familia, la actuación, los espectáculos, la identidad, la religión, entre otros.
Dios bien podría ser argentino y gaucho. Las metáforas asociadas a lo criollo y a los juegos de palabras que arrastran el mito bíblico a la argentinidad nos revuelca por el fango y nos eleva a una categoría celestial.
Los actores construyen la trama corporal y verbalmente, y traspasan los universos de sentido que Kartun prestó para que jueguen. El debate termina en manos del espectador que piensa qué hacer con este paraíso venido a menos.
Acaso sea necesario considerar pactos ácratas que nos permitan sobrevivir a los tiempos turbulentos que atravesamos para poder renacer de nuestras cenizas. O juremos con gloria….
Todo por hacer, el humano por reflexionar en este infierno terrenal gauchesco.
Queda la certeza: volver a verla.

terrenal1

Se publicó recientemente la obra en su versión literaria bajo el nombre Terrenal. Pequeño misterio ácrata (Bs. As., Atuel, 2014).
Nota de la Autora: la obra de Mauricio Kartun fue un gran inspirador para la creación de Ámbar Revista. Hoy, a 7 años de nuestra labor de difusión y comunicación, nos enorgullecemos en cubrir como prensa una de sus obras.

Ficha Técnica

INFORMACIÓN ADICIONAL
Ficha técnica: Autoría: Mauricio Kartun / Actúan: Claudio Da Passano, Claudio Martinez Bel, Claudio Rissi / Vestuario: Gabriela A. Fernández / Escenografía: Gabriela A. Fernández / Iluminación: Leandra Rodríguez / Diseño sonoro: Eliana Liuni / Fotografía: Malena Figo / Asistencia de escenografía: María Laura Voskian / Asistencia de dirección: Alan Darling / Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin / Dirección: Mauricio Kartun / Web: https://www.facebook.com/terrenalteatro?ref=hl.
Espacio:Teatro del Pueblo / Av Roque Sáenz Peña 943 Capital Federal – Buenos Aires – Argentina / Teléfonos: 4326-3606 / Web: http://www.teatrodelpueblo.org.ar / Entrada: $ 150,00 – $ 100,00, jueves a las 20:00; $ 150,00, viernes a las 21:00; $ 150,00, sábado a las 22:00; y $ 150,00, domingo a las 20:00.


Fatal error: Uncaught exception 'wfWAFStorageFileException' with message 'Unable to save temporary file for atomic writing.' in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:13 Stack trace: #0 /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(497): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home6/ambar/pu...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig() #2 {main} thrown in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 13