Misteriosa Nona

Misteriosa Nona

Casi cuarenta años después de su estreno, La Nona de Roberto “Tito” Cossa subió a escena una vez más. Lo cual no sorprende en lo más mínimo ya que estamos hablando, y lejos está de ser un lugar común, de una joya del teatro argentino. Se trata de una de las piezas que más veces ha sido representada en el país –y no sólo aquí sino también en tierras tan lejanas como Alemania, Francia y Turquía–, y que hasta inclusive inspiró una película bajo la dirección de Héctor Olivera.

En esta oportunidad –que se extendió desde el inicio de marzo hasta fin de mayo en el Multiteatro– la dirección estuvo a cargo del veterano Jorge Graciosi, quien ya la había dirigido en el pasado, además de ocupar este rol en la puesta en escena de otras obras de Cossa, como Nuestro fin de semana y Yepeto. El personaje de la nona que reclama incansablemente la picadita y la pasta haciendo oídos sordos a la delicada situación económica, estuvo en manos de Pepe Soriano. ¿De quién más sino? Es que el actor de ochenta y cinco años, toda una eminencia dentro del mundillo actoral, ya había interpretado –e inmortalizado– este papel en varias ocasiones, entre ellas, la ya mencionada película. Hay que decir que el resto del elenco, en especial Hugo Arana, Gino Renni y Mónica Villa –imposible no recordar su personaje de Esperando la carroza, ¿inspirado quizá en la sufrida Anyula?– acompañó magistralmente con sus actuaciones.

¿Qué es lo que convierte a este grotesco en un clásico de nuestro teatro? ¿O habría que decir simplemente del teatro? Sin duda, su predisposición por decirlo de alguna manera a ser pensado y reinterpretado conforme pasan los años. Cossa –quien fue elegido, muy merecidamente, para pronunciar el discurso de apertura en la última edición de la Feria del Libro–, creó un personaje opaco, enigmático, que no se agota en un concepto único, lo que explica su constante presencia en las tablas de ayer y hoy, de aquí y de allá. Puede remitir a la última dictadura militar pero también al capitalismo feroz o al individualismo y ambición extremas. Y las reflexiones e interpretaciones en torno a esta figura primero cómica, luego sombría, propia del género del grotesco, no tienen límite.

El fin de semana pasado una temporada más de La Nona llegó a su término. Me atrevo a decir que no por mucho tiempo. Esta abuelita italiana no solo es insaciable cuando de comida se trata: tampoco se puede resistir a los escenarios de Argentina y el mundo.

Ficha Técnica

Autoría: Roberto Tito Cossa / Actúan: Hugo Arana, Sabrina Carballo, Patricia Durán, Miguel Jordán, Gino Renni, Pepe Soriano, Mónica Villa / Vestuario: Héctor Calmet / Escenografía: Héctor Calmet / Iluminación: Héctor Calmet / Producción musical: Martín Bianchedi / Música original: Malena Graciosi / Asistencia de dirección: Miguel Kot / Producción ejecutiva: Adrián Baz / Dirección: Jorge Graciosi.