Paraty – Ser madres hoy

Paraty – Ser madres hoy

Paraty – Ser madres hoy

Paraty es una traducción y adaptación de la obra Málaga de Lukas Barfuss, a cargo de Cecilia Bassano, actualmente presentándose en el Centro Cultural San Martín.
Es la historia de una pareja recientemente separada, una hija en el medio y los objetivos de desarrollo personal de ambos en guerra. Una obra de escenografía sencilla y cuatro personajes principales (de los cuales vemos solo tres en escena) que Paraty_MLSantagata_01

Vera es una mujer profesional, madre de una hija pequeña, recientemente separada de Miguel, también profesional. Ambos han pactado un régimen de tenencia de su hija: a cada uno le toca cuidarla un fin de semana. Sin embargo, al inicio de la obra se plantea un conflicto: el fin de semana que debe cuidarla su padre, éste decide viajar a un congreso que definirá su futuro profesional. Vera, asimismo, tiene un viaje vacacional planeado con su nueva pareja, en la ciudad brasileña de Paraty. La niñera con la que contaban se enferma y Vera halla una solución pronta: llamar al hijo de un amiga.

Miguel se opone rotundamente al plan, porque se trata de un adolescente varón en lugar de una adolescente –pues la niñera tiene 17 años- mujer y supone que, por ser hombre, no podrá cumplir con las necesidades de cuidado de su hija. Es por eso que propone a Vera que la cuide ella, poniéndola en el compromiso de suspender su viaje. ¿Los argumentos? El viaje de Miguel puede asegurarle el éxito profesional que siempre soñó y justificar su trabajo de años. El de Vera es un simple viaje de placer. Miguel representa al hijo sano del patriarcado promedio: considera que solo las mujeres pueden hacer ciertas tareas –cuidar niñxs, por ejemplo- y no ve como un pedido impronunciable el solicitarle a su ex mujer que posponga su viaje, que realice el sacrificio de quedarse con su hija, a pesar de que ese fin de semana le correspondía a él hacerse cargo de la niña. Asimismo, desestima la solución que su ex –sin que ella estuviera obligada a buscarla- le ofrece, porque sus preconceptos machistas así lo sugieren. Ve tan natural que Vera sacrifique su descanso como que un muchacho falle en cuidar a una niña. No le cabe espacio al cuestionamiento. Además, el viaje de Vera será junto con su nueva pareja. Allí aflora su orgullo herido de macho posesivo: su mujer intenta reconstruir su vida sin darle lugar a réplica.
Sin embargo, ante la negativa de Vera de suspender sus vacaciones, ambos acuerdan entrevistar por separado a

Alejandro, el niñero. Mientras Vera, al charlar con él, comenzará a sentir dudas de su elección y será honesta respecto a esto con el muchacho, Miguel, ante las mismas actitudes del joven, lo aprobará desesperado e incluso buscará tentarlo con más dinero: no está dispuesto a buscar otra solución ni a cumplir con su promesa de cuidar a la niña ese fin de semana, pues su futuro profesional depende de ello.

Para no spoilear una obra que vale la pena ser vista, no solo por su libreto sino por el excelente desempeño de los actores, basta decir que hasta el final es coherente con sus bases. Vera, mujer independiente y profesional, estará atravesada por la culpa que le proyecta la sociedad por mantener su independencia a la hora de ser madre. Miguel, por su parte, boyará en la sensibilidad superficial pero desentendida del hombre que no se encuentra realmente responsable por sus deberes –compartidos- como padre. Lo naturalizado en la sociedad aún tan patriarcal de nuestra actualidad encarnará así en estos personajes: la madre culpable, el padre tangencial.

Ficha Técnica

Autoría: Lukas Bärfuss (Traducción y adaptación de “Málaga” por Cecilia Bassano)

Actores: Carla Pantanali, Pablo Caramelo, Julián Infantino

Dirección y producción: Cecilia Bassano y Carla Pantanali

Escenografía: Magali Acha

Asistente de Escenografía: Vanesa Giraldo

Sonido: Carla Pantanali

Vestuario: Emilia Tambutti

Asistente de vestuario: Daniela Samponi

Iluminación: Matías Sendón

Espacio Teatral

Centro Cultural San Martín

Dirección

Sarmiento 1551 - CABA