Tute Cabrero: Un dibujo crudo del hombre, el trabajo y la vejez.

Tute Cabrero: Un dibujo crudo del hombre, el trabajo y la vejez.

Tute Cabrero: Un dibujo crudo del hombre, el trabajo y la vejez.

Tute Cabrero se repone de la mano de Jorge Graciosi en el Teatro Andamio 90. Vemos la ambientación de una oficina de dibujantes, referente de la histórica obra teatral, donde sus personajes con edades y procedencias distintas se nos presentan en una rutina llena de momentos de encuentros y desencuentros, algunos cálidos y otros llenos de incertidumbre y colisiones entre sus aparentemente solitarias existencias.

En la escena, una melancolía cifrada en la soledad de sus personajes nos transporta emotivamente y nos permite conectar con la historia de tres sujetos, más reconocibles de lo que quisiéramos, quienes ante una situación laboral compleja desenvuelven características de sus personalidades que ponen de manifiesto la precariedad que puede resultar para muchos hombres, su vida.

A medida que la obra avanza, esta nos presenta una serie de momentos donde vemos, en primer plano, el roce y el sedimento que se acumula tras años de trabajo compartido en un contexto donde el rechazo que la sociedad genera a la vejez se mezcla con el temor masculino a la improductividad y el fracaso en la carrera profesional.

De manera opuesta y como uno de los grandes aciertos de la obra, nos muestra una mirada a la mujer y el rol secundario que ha tenido para toda una generación de hombres que han crecido educados bajo un modelo de masculinidad similar.

Mientras los elementos escenográficos y de diseño escénico se remiten a propuestas anteriores, la obra tiene actuaciones convincentes, un agudo retrato de la soledad y el paso del tiempo, “Tute cabrero” es un clásico del teatro argentino, una obra sensible, generosa y franca que no escatima en detalles para dibujar un paisaje de un juego que todos, de una u otra forma, hemos jugado y en el que seguro, más de alguno, ha quedado fuera.

Ficha Técnica

Autoría: Tito Cossa
Actúan: Rosario Albornoz, Patricia Durán, Aldo Pastur, Fernando Ricco, Juan Manuel Romero, Elida Schinocca
Vestuario: Maria Armentano
Iluminación: Héctor Calmet
Diseño de espacio: Héctor Calmet
Música original: Malena Graciosi
Operación técnica: Fernando Díaz
Fotografía: Martín Albarracín
Diseño gráfico: Sebastián Roitter
Asistente de producción: Cecilia Santos
Asistencia de dirección: Sofía Grassetti
Dirección: Jorge Graciosi