Con las manitos hacia arriba…

Con las manitos hacia arriba…

Con las manitos hacia arriba…

Menea para mí es una propuesta que lleva al teatro aspectos de la realidad que muchos se esmeran en ocultar. En su búsqueda por develar estéticas de lo cotidiano Mariana Bustinza logra acertadamente en conjunto con actores de muy buen nivel la caracterización necesaria para llevar la escuela de la calle al Teatro El Extranjero.

Tal vez los golpes de corazón que hoy puede vivir un pibe de zona marginal, no nos llegue a nosotros con el dolor y la consciencia de aquellos que en carne propia buscan escapar de esa realidad o construir los lazos que los ayuden a sobrevivir la dureza de la villa.

Conscientes de ser lo que son, los actores recurren a los ritmos vocales y la murga, combinados magistralmente con caídas y secuencias de la danza contemporánea. Los ensambles impactan cuando los pases de droga se reiteran en la coreografía y es cuando atisbamos a reconocer la dureza y crueldad de esconder el dolor en la sustancia.

Bienvenidos al barrio

De la mano de Maxi conoceremos esa resistencia integrada por un grupo a quien no se le regala nada. La Yesi, o la Rocha, u otros apodos que ningún “careta” querrá pronunciar.

Intercambios de musical cumbiero en una escenografía construida cuidadosamente, a la que sólo le faltan las chapas y el suelo de tierra para sentirnos en casa con “los pibes”. Los himnos y cantos, estratégicamente montados, con ofrendas a los ídolos caídos recuerdan que para no tener carencias es posible hacer lo que sea.

Con las manitos arriba

Corta la bocha

La falta de amor y la discriminación por portación de cara es uno de los principales crímenes que hoy se generan en la sociedad. O al menos uno de los que más víctimas se cobra. Un pibe de Ciudad Oculta, una piba de Fiorito, una embarazada de La 31. Nada hay más irónico que traer a escena la muerte del cisne de Tchaikovsky después de jugar a los tiroteos. Y es que ¿a qué puede jugar un pibe en esas condiciones? A vivir o morir. Indistintamente. “Porque para no ser un recuerdo hay que ser un reloco”, nos dicen los personajes. El esfuerzo de hacer lo correcto es inútil ante la discriminación constante y la impunidad del sistema.

Maxi, el personaje principal, en un intento de declarar su amor, termina declamando un poema que nos suena a los versitos del chocolate Dos Corazones.  Al espectador, seguramente habituado a ir al teatro, se le clava el puñal al saber que la cultura no es para todos y que quienes más quisieran expresar su afecto en circunstancias adversas no pueden hacerlo. Las almas sensibles y los suplicantes del amor, contra las faltas de la sociedad que sesga y discrimina, se paran encarnados en otros cuerpos, otros actores, que traen a los pibes de la esquina de forma lograda, pero sin tomar la esencia de quien efectivamente ha sido golpeado y sabe que hoy puede ser su ultimo día en esta calle, en este suelo.

“A nosotros nos tocó decidir, no sé quién va a morir” dice “Yo tengo un ángel”, el tema de Tito y La Liga que nos eriza la piel. No valer nada, estar perdido u olvidado en la quema, implica una fuerza de voluntad para continuar levantándose de la cama y enfrentarse a la vida. “Uno Menos”, dirán los que poco conocen esta realidad. Ningún pibe nace chorro. Y no todos sobreviven a las circunstancias adversas y a la falta de respeto que tienen día a día. Los derechos humanos también deberían cumplirse en el basural. Aunque claro, el basural hace tiempo se convirtió en el cementerio de los olvidados.

Un collage de sensaciones sumergen al espectador en una realidad que sabemos no es completamente mostrada, ni siquiera rasguñada, con actores que con consciencia social intentan traer a escena a pibes que tal vez ahora puede que ya no estén entre nosotros.

Un canto en el final, el leit motiv de la obra, parece una canción de cuna, casi evangelizadora que trata de hacer reflexionar. Innecesaria, ya que la obra mostró más de todo lo que puede indicar unas palabras. La encarnación de los que se sienten “zarpados” por el sistema día a día. El intento de homicidio silencioso a los pibes. Lo importante es que logran llenar de inquietudes al espectador que, cómodamente en su butaca, se replantea cuánto vale una persona, el respeto y un enfrentamiento directo a los que en la calle no reciben ni siquiera una mirada.

Comienzo el drama me levanto de la cama / me cepillo los dientes y miro el sol y aunque el destino no esté escrito lo escribimos / nosotros a nosotros nos toca el aunque la vida esté dura y el gobierno lo empeore / a nosotros nos toca decidir salir, / prendo una vela con mucha cautela y afuera escucho el barrio sin saber quién va a morir destino escribir aunque la vida esté dura y el gobierno lo empeore / a nosotros nos toca decidir

INFORMACIÓN ADICIONAL
Ficha técnica:Autoría: Mariana Bustinza / Actúan: Ezequiel Baquero, Vanina Cavallito, Lucho Crispi, Luciano Crispi, Mechi Hazaña, Mercedes Hazaña, Catalina Jure, German Matias, Mica Quintano, Micaela Quintano, Victoria Raposo, Vicky Raposo, Florencia Rebecchi, Vicky Schwint, Victoria Schwint / Escenografía: Agustin Leonardo Addesso / Iluminación: Adrián Cintioli / Música original: Facundo Salas / Diseño gráfico: Pablo Rusconi / Asistencia de dirección: Ángela Rodríguez Ayala / Prensa: Simkin & Franco / Producción: Flavio Milosi / Coreografía: Mariana Bustinza / Dirección musical: Facundo Salas / Dirección: Mariana Bustinza.

Espacio:El Extranjero / Dirección: Valentín Gómez 3378, Capital Federal / Teléfonos: 4862-7400 / Web: http://www.elextranjeroteatro.com / Entrada: $ 100 / Funciones: domingos a las 21.


Fatal error: Uncaught exception 'wfWAFStorageFileException' with message 'Unable to save temporary file for atomic writing.' in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:13 Stack trace: #0 /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(497): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home6/ambar/pu...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig() #2 {main} thrown in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 13