Prodigios: No es fácil despegarse del antes

Prodigios: No es fácil despegarse del antes

“No es fácil despegarse del antes”. Esta frase, dicha por Paula, anuncia tempranamente en la obra su nudo dramático. Esta mujer-niña claustrofóbica, asmática y de pensamientos obsesivos no puede con su presente porque no puede con su pasado. Las Prodigio cuenta una historia sobre el anclaje en un tiempo anterior, sobre la imposibilidad del cambio y la resistencia involuntaria ante el devenir.


Las Prodigio es la opera prima de Juan Gabriel Miño, un joven en continua formación que ya tiene un camino transitado como actor y que con esta obra inaugura su rol de dramaturgo y director. El lugar elegido para la presentación fue El Excéntrico de la 18º, un amigable espacio de la cultura, donde estará en cartel hasta el sábado 19 de Octubre.

Paula (Ana Carabajal) y Julia (Flor Braier) se conocieron de niñas en un concurso televisivo de canto llamado “Singerland”, en el cual Julia era la estrella prodigio; muchos años después se reencuentran en un profesorado para maestras y deciden irse a vivir juntas a un departamento en Barrio Norte.

Como si fuera su destino de redención, para crecer, para superarlo, Paula recrea la competencia de antaño. Mediante un destacable recurso de sonido, en el que sentimos la aceleración de los latidos del corazón de Paula mientras escucha cantar a Julia en la ducha, se intensifica el estado angustioso e inquieto de de la antigua amiga planeando la venganza que, finalmente y con ayuda de su padre/hermano (Marcelo Pozzi), logra llevar a cabo. Así estas dos mujeres (Jules y Leny en aquel tiempo) se batallarán el orgullo en una riña desmedida y absurda.

El personaje de Paula es inocente –dice que quiere conocer la capa de ozono, por ejemplo– pero no por ello inofensivo: “nos mato en un acto poético”, anuncia, haciendo un guiño metadiscursivo sobre el valor estético de su ridiculez. Esta niña eterna, frustrada por no ser quien quiso ser, no puede reír ni siquiera cuando lo intenta. Julia, por otro lado, se ubica en un supuesto lugar de mayor “sanidad mental” pero que le dura poco: la descubrimos masoquista y un poco perversa, no quiere cantar pero canta, se quiere ir pero se deja retener; termina enredada en el juego que la otra propone y saca a relucir su codiciado ego.

La puesta en escena es precisa; el vestuario es acertado y hay un interesante uso de ciertos objetos –por momentos simbólico y por otros literal– que completan y amplían la comprensión de los personajes: en plena mudanza, mientras Julia lustra sus trofeos (su éxito materializado) y los expone, Paula se rodea por doquier de objetos aniñados cual evidencia de su inmadurez y permanencia en la instancia de su fracaso. Somos testigos de un admirable uso del espacio. La obra se inaugura entre un ir y venir de cajas que son acarreadas por estas supuestas amigas que entran y salen, suben y bajan; hablan e incluso cantan desde otros ambientes, a puerta cerrada, cual voz en off cinematográfica. Este notorio dinamismo con el que los personajes recorren la escena y optimizan todos los lugares posibles, estructura de una manera original toda la obra.

Las Prodigio narra una historia de frustración pero con ribetes humorísticos ingeniosos: el padre de Paula, por ejemplo, tiene apariencia de rockero vaqueteado pero baila folcklore. El manejo de la ironía también se ejerce desde el lenguaje corporal, mediante un beso exagerado o un baile estrafalario mediante el que se pone de manifiesto una burla al formato televisivo “competencia de talentos”.

Esta primer obra de Miño reflexiona sobre la medida del éxito y del fracaso, sobre las presiones que genera tanto ser una “prodigio” como no serlo; pone en escena una historia de profunda admiración devenida envidia, en la que aquello admirado resulta no ser más que evidencia de la propia imposibilidad.

Ficha técnica

Autoría: Juan Gabriel Miño

Actúan: Flor Braier, Ana Carabajal, Marcelo Pozzi

Vestuario: Renata Barés

Iluminación: Francisco Hindryckx

Diseño de espacio: Marilú Carbó, Juan Gabriel Miño

Diseño sonoro: Franco Calluso

Música: Flor Braier, Franco Calluso

Fotografía: Gerardo Azar

Diseño gráfico: Altair Mon

Entrenamiento vocal: Julia Morgado

Asistencia de dirección: Lucía Asurey

Co-asistencia: Fernando Contigiani Garcia, Marcos Gomez

Coreografía: Martín Piliponsky

Dirección: Juan Gabriel Miño

¿Dónde, cuándo y cuánto?

El Excéntrico de la 18º

Lerma 420, 4772-6092

Sábados a las 20hs.

Precio: $60,00/$40,00

Duración: 75 minutos


Fatal error: Uncaught exception 'wfWAFStorageFileException' with message 'Unable to save temporary file for atomic writing.' in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:13 Stack trace: #0 /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(497): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home6/ambar/pu...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig() #2 {main} thrown in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 13