Marx no es marxista.

Marx no es marxista.

Marx no es marxista.

Y el Soho no es el Soho

Marx en el Soho es un unipersonal profundo, irónico y dinámico que reflexiona sobre el filosofo alemán, su obra, pensamiento y vida. Más allá de un abordaje histórico-filosófico, plantea aspectos en torno a la humanidad del intelectual comunista. A través de citas, lecturas y recursos teatrales, se plantea otras miradas en torno a su obra y su vida.

A Karl Marx se le permite volver a la tierra durante una hora. Por un error burocrático aparece en el Soho de Nueva York, en lugar del de Londres, donde había vivido con su familia. Se despliega así un imaginario sobre los vínculos familiares, la amistad con Federico Engels y sus discusiones con el líder anarquista ruso, Bakunin.

La representación nos sumerge en la problemática de los pensadores políticos, que atraviesan la contradicción misma del ser humano y el sentido de la vida,  esas otras facetas que condicionan y estimulan su pensamiento. Mostrando detalles, las pequeñas palabras que enuncian y se pasan por alto cuando hablan de ellos y no hay un análisis pleno de todo lo que implica. A través de Karl Marx reencarnado, encarnado magistralmente en Weber, encontramos al autor de El Capital, declarando no ser marxista.

Marx no es marxista. En escena nos lleva a pensar. A plantear sus palabras. ¿Acaso las recordamos? su vida desde lo cotidiano, sus reflexiones y discusiones en torno a la producción. Exilio político que implica inexorablemente un cambio cultural, un otro espacio donde seguir produciendo intelectualmente..¿no condicionan necesariamente? El contexto de un Soho supuestamente bohemio, que no es el Soho que esperaba…¿Serán esos espacios donde se intentó llevar adelanta la doctrina marxista y no se logró?

Acaso el Soho ya esté perdido…

¿Cuánto se puede aplicar de su pensamiento? ¿Cuántos entendieron su pensamiento efectivamente? ¿Se puede entender el proceso del pensamiento de toda una vida?

Marx dispara frases, interrogantes al publico que tal vez pensó que su obra no permite más cruces o se encuentra cerrada y guardada en un cajón o biblioteca. Nos emancipa en la reflexión. Plantea sus teorías en escena, abriéndolas a a la controversia y al cuestionamiento que acompañará su obra e interpretaciones a lo largo de la historia.

Socialismo, Comunismo, Marxismo, Ismos que confrontan y desdibujan la efectiva búsqueda de un pensamiento que pondere la lucha por la igualdad social.

Tal vez, una relectura, propia, nuestra, del espectador, que lo encuentra con voz en el teatro, sea necesaria, volviendo a sus escritos.

Maria_Sol_Verniers_Teatro_Marx_en_el_Soho_002

“Tal vez nos sirva para intercambiar opiniones frente a la tarea que seguramente tenemos por delante”.

Las luces, sonidos, nos alertan sobre aquellas aristas del pensamiento marxista que provocan la reacción de grupos dominantes, hegemonías instauradas que buscan la permanencia del statu quo en una sociedad dispar e injusta. La complejidad de traer el pensamiento de Marx, fuera de época, de espacio, de tiempo y en relación con los intelectuales de su época, implica un desafío intenso, para dejar a la vista lo esencial. La dirección de Callau lo logra de forma contundente. La sala y la escenografía ayudan a compenetrarse con la experiencia de austeridad forzosa del pensador en este nuevo Soho, en compañía de su Jenny, que aparece como incógnita y realidad en este trayecto.

La actuación de Carlos Weber, merecedora del Premio Trinidad Guevara a Mejor Actor en 2009, nos atrapa para continuar el hilo de este recorrido marxista. Marx nos lee sus libros, de economía y filosofía. Quizás nos falte algo (¿recuperar la lectura?) de aquello de “La religión es el opio de los pueblos”…cuando lo encontremos festejando navidad con sus hijos y esposa.

Controversias que atraviesa un pensamiento que muta, el autocuestionamiento y la necesaria confrontación con otros pensadores, como Mijaíl  Bakunin. Si bien es necesario asentar la diferencia con el anarquista ruso, quedan desdibujados algunas de las reflexiones de este pensador contemporáneo de Marx.¿Acaso no hay una coincidencia respecto a que el pueblo, «Algún día el yunque, cansado de ser yunque, pasará a ser martillo»? En base de esta necesaria disconformidad respecto al capitalismo se plantea la revolución, que Marx reconoce, equivocó en los tiempos, faltaban un par de años.

De todos modos, tanto las divergencias con Bakunin, como los debates con Engels nos lleva a afirmar la necesidad de la diversidad para el pensamiento. Lo enriquecedor de un otro que cuestione lo que hacemos, decimos y pensamos.


Maria_Sol_Verniers_Teatro_Marx_en_el_Soho_003

“Lo más revolucionario que un hombre puede hacer es decir la verdad”

El arte, con esa capacidad de reivindicar, transformar y crear ideas, expresa magistralmente a través de “Marx en el Soho” con nuevas miradas, otras verdades.

El mundo ya no es mundo, Marx ya no es marxista.

Las ideas se siguen prendiendo y nuestro querido Karl sigue dandole el pequeño golpecito para que sigan ocurriendo cosas…y se sigan diciendo verdades.

 

Parafraseando un poco…

¿Qué es lo que determina el valor de una obra de arte?

Es la competencia entre espectadores y creadores, la relación entre la demanda y la oferta, entre la apetencia y la oferta.

 

Marx en el Soho es una oferta imperdible.

Ficha Técnica

Ficha técnico artística
Autoría:Howard Zinn
Intérpretes:Carlos Weber
Diseño gráfico:Quesoidulce
Asistencia general:Martín Idoeta Badde
Asistencia de dirección:Liliana Andrade
Creatividad:Quesoidulce
Prensa:Checha Amorosi, Agustín Oberto
Producción ejecutiva:Checha Amorosi, Agustín Oberto
Dirección:Manuel Callau

Espacio Teatral

TEATRO SHA Sarmiento 2255 Capital Federal - Buenos Aires - Argentina Reservas: 4953-2914 Web: http://www.teatrosha.com