Fenómeno Coleman

Fenómeno Coleman

Fenómeno Coleman

No resulta pretencioso afirmar que La omisión de la familia Coleman es una cita obligada para el amante del teatro de la misma manera que Los miserables, Evita o El fantasma de la ópera lo son para el fanático de los musicales. Desde su estreno, acontecido ya hace diez años, no ha hecho más que ganar adeptos –y también premios y elogios por parte de la prensa nacional e internacional– hasta convertirse en un clásico indiscutido de la cartelera porteña. Primero en Timbre 4 y ahora en esa especie de cima del quehacer teatral que es la calle Corrientes, más precisamente, en Paseo La Plaza.

¿Pero quiénes son los, a esta altura famosísimos, Coleman? ¿Qué los hace tan exitosos en su suelo natal? Y en Costa Rica, Portugal, Serbia, China y Alemania, por mencionar sólo algunos de los países por donde giraron, venciendo trabas idiomáticas y culturales.

Esta familia tan particular –o quizá no tanto– está conformada por una abuela (Araceli Dvoskin), su hija (Miriam Odorico) y los hijos de ésta (Inda Lavalle, Fernando Sala, Tamara Kiper y Diego Faturos), de padres distintos, figuras ausentes para el espectador en todo momento. Lo que éste sí presenciará, en cambio, son escenas de la vida cotidiana del clan, donde las palabras sobran –no así la comunicación, en constante corto circuito, como en Esperando a Godot– y las acciones escasean. Aquella rutina, patética sin duda pero como toda rutina, estable, cómoda, se verá interrumpida por un suceso inesperado que llega cual cachetazo, cual baldazo de agua fría.

Con respecto al segundo interrogante, en torno a porqué esta obra ha tenido una respuesta tan positiva, sostenida a lo largo de los años, se pueden enumerar varios motivos. Para empezar, la solidez del texto dramático, escrito con gran maestría por Claudio Tolcachir quien además –y resulta una obviedad decirlo a esta altura del partido– dirige la puesta. Luego, su capacidad humorística, y la de los actores, frente a un tópico claramente dramático como lo es una familia disfuncional y caótica, signada por la violencia y la enfermedad.

Lo que nos lleva a la tercera razón: una alta calidad interpretativa. Pero no sólo se trata de la suma de talentos individuales, sino de un ritmo, una sintonía conjunta que se percibe desde la butaca, fruto de “meses improvisando en busca de cada uno de los integrantes de esa familia (…), nueve meses de ensayos diarios, donde este maravilloso conjunto se entregó sin especulaciones”, en boca del propio Tolcachir. Y esto mismo se puede extender al equipo técnico. No cabe duda de que, luego de una década, la familia no está sólo en la ficción, sino que ha trascendido sus fronteras.

Por último, en términos semánticos más que de fábula, de argumento, La omisión de la familia Coleman, trata no tanto de vínculos familiares como de hombres, mujeres y la dificultad de hacerse cargo y actuar en consecuencia. Algunos personajes miran cómo la bola de nieve, avanzando hacia ellos, se hace cada vez más grande mientras otros optan por mirar para otro lado. Lo cierto es que finalmente en todos se impone la evasión, la omisión de los conflictos, la inactividad, el conformismo y la mediocridad. La obra de Tolcachir divierte, mucho, pero también puede ser un llamado de atención.

Por último bis, una recomendación: aprovechen a verla antes de que otros destinos la reclamen.

Ficha Técnica

Libro y dirección: Claudio Tolcachir / Elenco: Araceli Dvoskin, Miriam Odorico, Inda Lavalle, Fernando Sala, Tamara Kiper, Diego Faturos, Gonzalo Ruiz, Jorge Castaño / Asistencia de dirección: Macarena Trigo / Diseño de luces e iluminación: Ricardo Sica / Prensa: Marisol Cambre / Fotografía: Giampaolo Samá / Diseño gráfico: Johanna Wolf / Equipo de producción: Timbre 4, Carolina Fisscher, Natalia Mesía / Producción general: Maxime Seugé, Jonathan Zak.

Espacio Teatral

Paseo La Plaza / Dirección: Av. Corrientes 1660 / Funciones: viernes a las 22 y domingos a las 21.

Fatal error: Uncaught exception 'wfWAFStorageFileException' with message 'Unable to save temporary file for atomic writing.' in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:13 Stack trace: #0 /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(497): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home6/ambar/pu...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig() #2 {main} thrown in /home6/ambar/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 13