La milonga como expresión social

La milonga como expresión social

SOCIAL TANGO

Un hombre con una vida cotidiana alcanza a través del encuentro con la milonga un giro en su futuro, ese trayecto lo lleva a afrontar nuevos desafíos. Con el baile entra en contacto con otras personas y con el ritual del baile los lleva a romper las diferencias que pueda existir entre ellos, quedando unidos por la pasión que sienten por el tango. Todo comienza con una breve presentación, por un lado, las experiencias vividas al tener contacto con la danza, más la presentación de los bailarines; y por otro lado, varios videos que servirán como guía del espectáculo.

El espacio donde se lleva a cabo la obra es en el Teatro de la Ribera, en el bellísimo barrio de La Boca, a escasos metros de la orilla del Riachuelo, brindándole el contexto propio del tango con sus calles adoquinadas y los famosos conventillos coloridos.

Social tango

Social tango

Esta obra tiene como directoras a Agustina Videla del campo de la danza y Nora Lezano del campo visual. La docente, coreógrafa y bailarina Agustina Videla, dicta seminarios intensivos de tango en Europa, Canadá y Estados Unidos. Además fue miembro de la compañía de Danza Moderna El Aleph y participó en diversos festivales de tango de nivel internacional. Nora Lezano es fotógrafa y videoartista, su arte se matiza en el ámbito del rock, fruto de los trabajos realizados con Charly García, Luis Alberto Spinetta, Gustavo Cerati, Illya Kuryaki, entre otros. Realizó numerosas exposiciones individuales y colectivas de sus fotografías en Argentina y en el Extranjero.Ambas unieron su arte para llevarnos por los caminos de la milonga y los lugares de Buenos Aires donde se frecuenta el tango, tales como las calles, la pista de baile con sus mesas, los sonidos característicos, la cotidianeidad de los milongueros, exponiendo su influencia social, mostrándolo como espacio de socialización y de encuentro constante con otras culturas.

Las tomas realizadas en blanco y negro son verdaderamente originales, cada una tomada con un punto de vista que revela una nueva cara de la ciudad, mostrando el mínimo de elementos permitiendo así entrar con facilidad a la esencia del mundo tanguero. Además esas tomas por momento sirven como encuadre de las coreografías que son realizadas en el escenario por el cuerpo de baile. Es decir que, la puesta en escena es construida por la temática abordada en cada video que sirve de apertura para las diversas coreografías y actuaciones que realizan los bailarines, recurriendo a los giros y abrazos de las parejas, deslumbrando con su sensualidad y con una técnica muy trabajada. A su vez se realizan varios cambios de vestuario, los mismos están a cargo de Renata Schussheim. El vestuario que utilizó para las damas se aleja de lo tanguero y se inclina a los vestidos de la década del ‘50 que le aporta elegancia y actitud; en el caso de los caballeros llevan pantalón negro con sacos de diferentes colores. La puesta en escena no solo está sostenida por los diferentes videos sino que tiene una iluminación difusa y en los momentos más fuertes de baile hay una iluminación uniforme que permite ver no solo la virtuosidad de los bailarines sino que le brinda una gran belleza visual. Esas variaciones están relacionadas con la música, que por supuesto es el espíritu del tango, en la cual se pude oír un popurrí de clásicos del género, pero también incluye un toque de jazz de la mano de Louis Armstrong, un tango electrónico, y otros como la orquesta de Osvaldo Fresedo aportando una cuota de contemporaneidad.

Todo esto es parte del recorrido que lleva al futuro milonguero a su triunfo en la familia del tango y de esa manera ser parte del baile donde no hay diferencias de nacionalidades, de técnicas, de edades, generando así una gran comunidad sin desigualdad y que se relaciona con los inicios del tango en 1850 y con la aceptación a nivel mundial que empieza a tener a principios de siglo XIX. Esta idea se refuerza con la ya mencionada alternancia entre videos y coreografías.

Este camino la permite al espectador ser parte de la compañía por su familiaridad con la música y la danza, introduciéndolo también a la melancolía propia del género, ya que este espectáculo expone el tango en toda su magnitud pero con una mirada contemporánea que busca la identificación plena.

Como un complemento visual, se encuentra la muestra fotográfica titulada “Milongueros” expuesta en el hall del teatro, que se vincula con el espectáculo a través de la temática del tango y manteniendo el estilo blanco y negro de los videos. La muestra fotográfica podrá visitarse hasta fines de septiembre, en el horario de martes a domingo de 10 a 20 horas y los lunes de 10 a 17 horas.

 

Ficha Técnica

Dirección: Agustina Videla y Nora Lezano

Bailarines: Rodrigo Arze, Sebastián Fernández, John Galindo, Cristian García, Horacio Herrera, Eva Icikson, Lucía Ohyama, Edwin Olarte, Leonardo Pankow, Guadalupe Ponzelli, Gisela Seewald, María Josefina Stellato, Violeta Videla, Constanza Vieyto.

Musicalización y puesta de sonido: Sebastián Costanzo, Ignacio Viano (Maneki)

Vestuario: Renata Schussheim

Iluminación: Marcelo Cuervo

Coreografía: Agustina Videla

Fotografía y dirección de video: Nora Lezano

Coordinación de producción (CTBA): Federico Lucini

Asistencia de dirección (CTBA): Leonardo Méndez

Asistencia en técnica de partenaire: Julio Arias, Sergio Villalba

Asistencia en coreografía contemporánea: Verónica Maseda

Asistencia en coreografía de tango: Mayra Galante

Asistencia de vestuario: Ana Clara Guarino

Entrenamiento actoral: Carolina Tejeda

Duración: 70 minutos

Teatro de la Ribera– Pedro de Mendoza 1821

Capital Federal- Buenos Aires- Argentina

Funciones de Jueves a sábado a las 20hs, domingos a las 19hs.

 

Páginas de interés:

http://complejoteatral.gob.ar/

http://socialtangoshow.com/

Espacio Teatral

Teatro de la Ribera

Dirección

Pedro de Mendoza 1821, C.A.B.A.